miércoles, 12 de agosto de 2009

Las obras de la Basílica siguen


Que sí, que sí. Los que quisieran ver la Basílica de Santa Teresa como las ruinas romanas de Mérida o peor... como los Budas destruidos por los talibanes en Afganistán no se van a llevar esa alegría. Desgraciadamente se ha acabado el dinero para poder cubrir el cruceros, la nave transversal y el resto de la nave longitudinal, etc. Pero... aún faltan muchas cosas antes de que los obreros terminen esta fase.
Por lo que pude observar ayer y me contaron los propios trabajadores, , orgullosos de estar en una obra así, el remate de los "detalles" puede prolongarse algún mes más.
- Actualmente se está procediendo al cierre vertical de cinco arco que dan acceso desde el presbiterio y la girola a la nave transversal y el crucero. Este cierre de armazón metálico llevará metro y medio aproximadamente de pared de ladrillo en su base y culminará con ventanas que harán más luminoso el presbiterio. Habrá puertas de acceso que comunicarán la parte cubierta del resto del templo en alguno de los arcos cercanos a la entrada habitual.

- Se está procediendo al alicatado de los baños de caballeros y señoras situados en el mismo emplazamiento anterior (a la izquierda de la entrada) aunque radicalmente mejorados. La sacristía, justamente entrefrente, con las mismas dimensiones que el espacio que ocupan los baños, contará con agua corriente y desagüe.

- En estos momentos se están colocando los marcos metálicos para los ventanales neogóticos y los oculos cuadrilobulados. Cuando finalmente haya ventanas desaparecerán las palomas y habrá mucha más luminosidad. Hasta ahora se venían tapando con maderas y redes para impedir el acceso de las colúmbidas.

- Aunque aún no se ha iniciado, está previsto que pronto arranque la obra para terminar la puerta de acceso que aún falta. Esta sí llevará el mismo diseño que las otras tres de las 4 que consta el templo.
- Las vidrieras de las capillas existentes y tan bellamente decoradas van a ser restauradas y se incrementará su seguridad contra el vandalismo. ¡Qué bello sería contar con una iluminación artística de todo el templo y de estas capillas aunque falte aún por terminarse toda la Basílica!

- Al comienzo de las obras, una de las primeras intervenciones fue limpiar las cubiertas de las capillas y naves laterales. Todas las canalizaciones de aguas de lluvia estaban completamente tupidas por decenas de kilos de excrementos de cigüenas y palomas que residen en el inacabado templo. Esto había provocado la aparición de múltiples goteras en el interior de las capillas con el consiguiente deterioro del mobiliario religioso, de los sillares de piedra y las vidrieras.
- Seguramente antes de que se marchen los obreros se proceda a una limpieza general de todo, algo que permita tanto a turistas como a lugareños poder contemplar la obra realizada y lo que falta aún por cubrir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada